¿Qué es y cómo nos afecta la radiación electromagnética?

Publicada en Publicada en Uncategorized

La tecnología ha venido a revolucionar la vida del ser humano, literalmente. Y es que no solo se trata de aparatos novedosos, sino que cada vez aumenta la radiación a nuestro alrededor.

Una radiación electromagnética es todo aquel proceso en el que se emite energía, en forma de ondas y partículas materiales en el espacio.

Para diferenciarlas se tiene que tomar en cuenta su frecuencia: entre más grande, mayor es su energía.

Las ondas son vibraciones que se desplazan en el vacío a velocidad de la luz y prácticamente fuera del alcance de la vista humana.

Imagen relacionada

Existen radiaciones que son inofensivas para los seres vivos. Son las llamadas no ionizantes.

No representan ningún peligro porque los enlaces atómicos no se rompen y mantienen a las moléculas unidas. Son ondas electromagnéticas.

Por lo general nos exponemos a las ondas de radio AM y FM, microondas, radiación infrarroja, ondas y radiación ultravioleta.

En el extremo opuesto encontramos las radiaciones ionizantes en las que los átomos se rompen y se ionizan las células que provocan daños irreversibles a la persona e incluso la muerte.

Estas radiaciones surgen en la desintegración de los átomos inestables de sustancias radiactivas (por ejemplo, el uranio).

Son básicamente tres tipos de radiación: alfa, beta y gamma.

Alfa (α): Son poco penetrantes y pueden pasar por una hoja de papel.

Esto es sumamente perjudicial porque significa que, una vez que impregnan un sitio, van a contaminar cualquier alimento o bebida que se encuentre cerca.

Con solo tocar o ingerir alguno de esos alimentos se rompen las moléculas.

Beta (β): Es mucho más penetrante que la alfa y puede pasar por una capa de aluminio. Sin embargo, es menos peligrosa.

Gamma (γ): Son muy penetrantes y de origen nuclear, así que se necesita de bloques gruesos como el hormigón para que pueda pasar.

 

Efectos dañinos:

Imagen relacionada

La radiación electromagnética causa efectos biológicos en el ser humano pero no necesariamente son perjudiciales.

Por ejemplo, cuando escuchas música, bailas o lees un libro hay un cambio biológico que no afecta al organismo, pues este tiene la capacidad de compensar el efecto.

Sin embargo, cuando el cuerpo se expone a las ondas electromagnéticas y el efecto biológico se sale del rango normal afecta la salud.

 

 

De acuerdo al informe científico sobre el efecto de los campos electromagnéticos en el sistema endocrino humano y patologías asociadas, se han dado casos de:

Cáncer de mama, leucemia y tumores
Esclerosis
Pérdida de memoria
Cáncer cerebral
Trastornos cardiopulmonares: taquicardia y tensión arterial.
Reducción de glóbulos rojos en la sangre

 

Asimismo, también se pueden presentar otros trastornos que pueden considerarse leves como:

Problemas en la visión: cataratas y pérdida de vista.
Problemas de desarrollo en los niños
Hipertensión
Fatiga
Trastornos neurológicos: confusión mental, irritabilidad, dolor de cabeza e insomnio
Dolor en las articulaciones
Problemas reproductivos: alteración del ciclo menstrual, abortos, infertilidad
Dermatitis y alteraciones cutáneas

 

¿Cómo reducir la radiación electromagnética?

Imagen relacionada

Aunque las grandes compañías no aceptan que los aparatos electrodomésticos, teléfonos o computadoras afectan la salud se están analizando estudios en los que las consecuencias tardan 10 o 20 años en aparecer.

Es prácticamente imposible eliminar la exposición a las ondas electromagnéticas pero sí se puede reducir con algunas indicaciones:

Apaga y desconecta los aparatos que no se utilicen.

Es recomendable cargar el aparato y luego desconectar. Si es necesario que esté conectado mantén el enchufe lejos del cuerpo.

Si utilizas un calentador o ventilador ponlo, por lo menos, a un metro de distancia de las camas.

Evita el uso de mantas eléctricas.

En cuanto a las lámparas de escritorio, es importante que tengan focos incandescentes.

Cuando calientes algo en el horno de microondas mantente alejado hasta que termine el proceso.

Imagen relacionada

Aléjate del televisor, pues genera ondas a su alrededor.

Apaga el bluetooth si no lo necesitas.

Evita los lugares cerrados con aire acondicionado.

No pongas la lavadora o secadora cerca de la habitación, pues la radiación pasa la pared.

Las personas más propensas a sufrir los efectos de las radiaciones son los niños, mujeres embarazadas y personas mayores.

Reduce el uso de los teléfonos celulares sobre todo en niños menores de 14 años.

 

En resumen, los seres humanos estamos expuestos a millones de radiaciones malas y buenas.

No obstante, lo único que podemos hacer es tratar de reducirlas siguiendo las recomendaciones expuestas en el artículo.

Y es que, aunque tal vez ahora no vemos el problema, las consecuencias ya se están dejando notar en trastornos como el estrés, la ansiedad o la depresión, producidos mayormente por el efecto de la radiación electromagnética en las células del organismo y principalmente en el cerebro.

¿Suena aterrador? Debería, porque realmente lo es. Pero no desesperes, que para eso existe la Tetraterapia Sinergial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *